Jorge Eduardo Arellano
  •   NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • END

La Policía neosegoviana se declaró decepcionada por la decisión de la Jueza de Audiencias de Distrito para lo Penal de Nueva Segovia, Marbelí Blandón Alfaro, quien ordenó la liberación de Eddy Antonio Rodríguez Hernández, de 24 años, y de los hermanos hondureños Juan Ramón y José Luis Izaguirre Benavides, de 29 y de 28 años, respectivamente, detenidos el viernes en Jalapa con una mochila repleta de marihuana.

“Es un golpe al trabajo que realiza la Policía Nacional, al trabajo de inteligencia y a la cooperación de la ciudadanía. Si no es prueba mil 303 gramos de marihuana, entonces, ¿qué sería prueba para ellos?”, se preguntó el comisionado David Jarquín, segundo jefe de la institución de seguridad en Nueva Segovia.

La judicial rechazó la acusación porque no era clara, ni específica ni circunstanciada, ni especificaba qué tipo de participación tuvo cada uno de los imputados en los hechos. Los catrachos y el nicaragüense dijeron que la mochila era del taxista que los llevó a Jalapa, pero “el morral” estaba en la repisa que tiene el carro sobre el asiento trasero. El obrero del volante ni siquiera vio quién la cargaba.

A pesar del revés, Jarquín dijo que continuarán golpeando la narcoactividad “para brindar más seguridad a la ciudadanía y para que más jóvenes no estén cayendo en la adicción de las drogas”.

Solicitó a las demás instancias del sistema de administración de justicia una mejor coordinación para afinar aspectos técnicos y legales.