Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

¡Qué padre tan degenerado!
Porque supuestamente violentó sexualmente a su propia hija de 18 meses de nacida y también de sus dos hijos, de dos y tres años respectivamente, fue remitido a juicio oral y público un hombre de 28 años de apellido Navarro, quien el próximo 18 de mayo deberá responder por la autoría de los delitos de violación, corrupción de menores, lesiones sicológicas y abusos deshonestos, entre otros. Para mientras llega esa fecha, el padre desnaturalizado permanecerá en prisión preventiva por decisión del juez Séptimo Penal de Audiencias, Abelardo Alvir. Durante la audiencia inicial-preliminar, la fiscal Verónica Reyes presentó múltiples pruebas para acreditar que en el 2003 supuestamente Navarro dormía a su mujer, colocándole sobre la nariz un paño con una sustancia desconocida, para abusar por las madrugadas a los menores, a quienes aparentemente los obligaba a besarle su órgano viril y eyaculaba en sus bocas, pese a que el grandecito le decía: “No papá”, palabras a las que salía al paso amenazándolo con matar a la madre con un cuchillo. Los niños de dos y tres años también presentan desgarros en el ano por manipulación con los dedos, además tienen lesión síquica grave por todo lo que vivieron, lo cual salió a luz pública en La Nicarao, porque una vecina vio sangre en el pañal de la niña, que dijo que su papi era el que la había lesionado.

Cochino sí, violador todavía no
Porque supuestamente por cuatro años maltrató física y sicológicamente a su mujer, a quien le lanzaba una pana de agua en la cara cuando quería sexo, no le daba de comer, la corría de la casa y la obligaba a limpiar los orines y las heces fecales que él mismo “disponía” en la cuna e interior del hogar, fue acusado ante la juez Sexto Penal de Audiencias, Gertrudis Arias, el ciudadano de iniciales L.A.G., de 40 años. La judicial admitió la acusación y las pruebas que la fiscal Lucía Sandoval presentó para acreditar el calvario que vivió la dama de 32 años, pero programó una audiencia especial, a fin de que el Ministerio Público presente más elementos de convicción para probar que el siete de noviembre del año pasado, el hombre presuntamente violó a su mujer después de darle una paliza. La Fiscalía protestó la decisión judicial por considerar que presentó más de dos pruebas para acreditar la autoría de violación, delito que habría ocurrido en el barrio Milagro de Dios. Según la acusación, ese día el acusado se enojó porque su mujer le dijo que quería poner a la niña de cuatro años en el CDI, para que no anduviera vendiendo en las calles con ella, pero el hombre habría dicho: “¿querés andar con otro hombre y que la niña no te estorbe?”, luego forcejeó, la golpeó y la penetró, lo que hizo estallar a la víctima, que lo denunció por violación y lesiones sicológicas, pero por el momento se salvó de ir a juicio por el primer delito, porque la coartada que presentó la defensa indica que si su cliente padecía de una enfermedad de transmisión sexual, porqué el dictamen médico que le practicaron a la víctima no revela que haya habido contagio.