•  |
  •  |
  • END

RIVAS
Casi una tonelada de droga incineró la tarde de ayer la Policía de la ciudad de Rivas, en coordinación con el Ministerio Público y representantes del sistema judicial de esta ciudad.

La quema se realizó en el basurero de Rivas y las labores de conteo y peso de los 891 tacos de cocaína que se convirtieron en ceniza y humo,al igual que ocho tacos de heroína, iniciaron a las diez de la mañana.

Según la vocera de la Policía departamental de Rivas, capitana Luisa Amalia Chavarría, el peso total de los 891 tacos de cocaína fue de 963 kilos con 552 gramos, y el de los tacos de heroína fue de siete kilos con 619 gramos, y eran parte de los cargamentos ocupados en seis “quiebres” realizados a finales del año pasado. Entre la droga incinerada destaca la ocupada la madrugada del 24 de septiembre, en un bus mexicano que estaba estacionado frente al parque “Evaristo Carazo”, de Rivas, y en el cual la Policía detectó un compartimiento especial, en el piso, donde encontró 246 kilos de cocaína.

El bus procedía de Panamá con quince mexicanos, pero los responsables del traslado de droga fueron los hermanos Óscar Orontes Gordillo y Horacio Laguna Gordillo, los que ya fueron condenados a quince años de cárcel, mientras que al conductor del bus, Alejandro Rodríguez Robles, se le condenó a 13 años de presidio.

Parte de la droga incinerada es la que también se incautó el 30 de diciembre, cuando se detectaron 671 kilos y medio de cocaína que venían ocultos en una pipa que trasladaba materia prima para elaborar aceite de soya.

El pesado vehículo era conducido por el guatemalteco Gerberh Daniel Cifuentes García, de 36 años, quien espera un juicio en las celdas de Rivas por tráfico de drogas.