•  |
  •  |
  • END

Las puertas de la cárcel quedaron abiertas para José Félix Aráuz, a quien la Fiscalía lo acusa de haber violado a su hija de 15 años.

Como resultado de la relación incestuosa a la que fue forzada la menor, en la presente semana nació una niña en un parto por cesárea.

La posibilidad de que el abuso sexual quede en la impunidad es porque el jueves se suspendió por tercera vez el inicio del juicio, esta vez por falta de quórum entre los miembros del jurado, porque sólo llegaron siete de los 20 convocados.

De los siete candidatos a jurado presentes, la defensa recusó a tres y la Fiscalía a uno, quedando únicamente tres, y el mínimo para integrar jurado son cuatro. Anteriormente, la apertura del juicio se aplazó en dos ocasiones. La primera vez fue porque autoridades del penal de Tipitapa no llevaron al reo a los Juzgados y en la segunda ocasión también fue por la impuntualidad de los jurados.


Piden liberación
La puesta en libertad por vencimiento de término fue solicitada por la defensa de Aráuz al juez Séptimo Penal de Juicio Octavio Rothschuh. La defensa de Aráuz sostiene que éste sobrecumplió el plazo de los 90 días que establece el Código Procesal Penal, CPP, porque el sospechoso está preso desde hace cuatro meses.

Aunque el juez Octavio Rothschsuh reconoció que el reo ha sobrepasado los 90 días de prisión preventiva, estableció que para que éste goce del arresto domiciliar para poder recuperar la libertad deberá presentar como fiadores o garantes de que no huirá a dos personas que lo superen en edad.

En el escrito acusatorio se establece que Aráuz abusó de su hija durante más de tres años, cuando la madre de sus tres vástagos salía a lavar y planchar para llevar el sustento de la familia, porque Aráuz era un hombre sin oficio ni profesión.