•   EL VIEJO, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

En tiempo récord, miembros de la Dirección de Auxilio Judicial de Chinandega, DAJ-Chinandega, y de la Policía de El Viejo, esclarecieron el homicidio de Enrique Gregorio Blandón Palma, de 38 años, registrado a las 5 de la mañana del domingo último.

Blandón falleció por una herida en el cuello provocada con una bayoneta, que según el presunto homicida era prestada.

El comisionado mayor Lee Edwin López, segundo jefe departamental de la Policía de Chinandega, informó que Blandón Palma ingirió licor durante varias horas con un grupo de personas, entre ellas Gregorio Antonio Malespín Medina, de 25 años, y una mujer que según las autoridades se llama Sara, aunque ella dijo llamarse Francisca Sánchez.

Añadió que los fiesteros iniciaron la parranda en una finca y la concluyeron en una casa ubicada de la entrada de la Colonia “Emigdia Catín”, de la ciudad de El Viejo, dos cuadras al sur, donde Enrique Gregorio discutió acaloradamente con Malespín Medina por el amor de Sara.

El jefe policial aseguró que Gregorio Antonio propinó un bayonetazo en el cuello a Enrique Gregorio, quien fue llevado de emergencia al Hospital España, de Chinandega, donde falleció a las 8:15 de la mañana del lunes.

Gregorio Antonio Malespín Medina señaló que actuó en defensa propia, porque según él, Enrique Gregorio Blandón Palma, intentó sacar un arma con intenciones de aniquilarlo.

“Si no me hubiera defendido no estaría contando el cuento, la bayoneta me la prestaron. La verdad, no sé por qué discutimos”, dijo brevemente el victimario.

Las autoridades confirmaron la detención de Males-pín Medina y de Sara, quien aparentemente trató de esconder el arma blanca en una letrina para encubrir el hecho sangriento denunciado por Catalino Mariano Blandón Estrada, de 61 años, padre de la víctima.

El comisionado mayor López confirmó que Gregorio Antonio como autor, y Sara como colaboradora necesaria del homicidio, serán remitidos en las próximas horas a la orden de la Fiscalía.

Por su parte, Sara dijo que estaba en la calle cuando apareció un hombre, al cual no identificó, y le entregó la bayoneta.

Aseguró que luego cuando fue a hacer sus necesidades fisiológicas y llegó a la letrina, el arma blanca se le deslizó y cayó. Supuestamente, no conoce a Malespín Medina, quien de acuerdo con testigos es el cónyuge de Sara, la cual tenía amoríos con Blandón Palma.