Yelba Tablada
  •  |
  •  |
  • END

JUIGALPA, CHONTALES

Con la mano derecha casi cercenada resultó el campesino Santos Alberto Duarte López, de 34 años, después de que su sobrino le propinó varios filazos, por negarse a suministrarle dinero para comprar una media de guarón.

La agresión tuvo como escenario un estanco de mala muerte situado en la comarca El Arrayán, en Juigalpa, donde tío y sobrino disfrutaban de la alegría del aguardiente, pero al calor de los tragos discutieron cuando la víctima se negó a comprar otra media botella de licor.

Los parientes abandonaron la cantina y en el patio continuaron con el intercambio de palabras, y cuando Santos Alberto pretendía tomar el camino para su casa, el sobrino “coyote” sacó su machete y sin ninguna consideración le dejó caer el primer filazo. Duarte López huyó herido en dirección al estanco, pero por el insoportable dolor cayó en medio de un matorral, donde fue auxiliado por otros tomadores, que evitaron un desenlace fatal, porque la intención del sobrino era matarlo.

Con la mano pendiendo de un hilo de piel, el lesionado fue trasladado en un vehículo particular al Hospital Asunción, de Juigalpa, donde los médicos hicieron hasta lo imposible por salvarle su miembro superior.

El caso fue denunciado en la Estación de Policía de Juigalpa, y los agentes trataron de esclarecer este delito de lesiones, pero al llegar a la comarca El Arrayán, el presunto autor, del cual las autoridades no suministraron el nombre, se había dado a la fuga.