Róger Olivas
  •   EL VIEJO, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

De manera instantánea murió el agricultor Francisco Javier Muñoz García, de 35 años, golpeado por la rama de un frondoso árbol de Guanacaste, el cual cortaba para la reparación de su vivienda.

El labriego junto con sus hijos de 15 y 13 años, salió a las 5:30 de la tarde del sábado último de su casa ubicada en la comarca El Pedregal, sector Los Mangles, carretera Chinandega-Jiquilillo, rumbo a una hacienda donde tuvo la mala suerte que al hacer el corte con una motosierra, se apartó pero la rama cayó en la misma dirección donde él se encontraba.

Esperanza Castro Palma dijo que, a las 6:00 de la tarde del día mencionado, preparaba la cena cuando un vecino le comunicó la fatal noticia, por lo que llegó al lugar y encontró a su esposo sin signos vitales.

“Mi esposo se dedicaba a labores del campo y pesca, me hará mucha falta, era mi único sustento”, aseguró la humilde mujer, quien procreó cuatro hijos con Francisco Javier Muñoz García, todos quedan en la orfandad.

No solicitó investigación de parte de la Policía de El Viejo y la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ-Chinandega, porque está convencida que un accidente provocó la muerte.

Ivania Rojas Malta relató que en el sitio del accidente, uno de los niños lloraba desconsoladamente por sentirse sin fuerzas para ayudar a su padre que estaba ensangrentado.

“El pequeño me solicitó ayuda, intenté ponerlo boca abajo, pero fue imposible. La moto sierra estaba a un lado del camino y mi primo, el difunto, al otro lado”, indicó la testigo.

Muñoz García fue sepultado el domingo último en el cementerio de El Viejo, en medio de la consternación de familiares y amigos.