•  |
  •  |
  • END

PUERTO CABEZAS, RAAN Y MANAGUA
Dos jóvenes mujeres, originarias de la región Caribe de Nicaragua, se han convertido en el centro de atención del personal del Hospital “Lenín Fonseca”, por la saña conque fueron atacadas por dos energúmenos..

Lidia Martínez Peralta, de 18 años, y Amalia Castellón, de 30, casi mueren a manos de Henry Dolmus Aráuz y Eugenio Saiman, respectivamente, quienes las atacaron de manera despiadada.

Probablemente Martínez y Castellón logren sobrevivir a las graves lesiones que estos cobardes le causaron, pero quedarán lisiadas para el resto de sus vidas, según los diagnósticos de los médicos que las atienden.


Sangrienta “luna de miel”

En el caso de Lidia Martínez, habitante de la comunidad El Guayabo, El Copernal, jurisdicción de Siuna, ella fue masacrada a machetazos por su pareja, Henry Dolmus Aráuz, con quien apenas tenía dos meses de convivir.

A punta de filazos, el endemoniado hombre le cercenó el brazo izquierdo y le desprendió tres dedos de la mano derecha, además le provocó cinco heridas de machete en el cráneo.

Santos Tomasa Peralta, madre de la joven agredida, dijo que las heridas en el cráneo también le afectaron el sistema nervioso a su hija, lo que la tiene muda y en estado de somnolencia.

El cobarde ataque fue perpetrado por Dolmus la noche del jueves 14 de febrero, Día del Amor y la Amistad, dos días después que éste salió del hospital donde estuvo recluido 40 días por razones no reveladas.


Obsesionado y cobarde
Asimismo, Amalia Castellón fue víctima de la obsesión de Eugenio Saiman, quien casi la mata porque ella se negaba a aceptar sus requerimientos amorosos.

Con los dos brazos casi destrozados y una bala atravesada en la columna se encuentra esta mujer de 30 años en una cama del Hospital “Lenín Fonseca”, donde los familiares lloran al sentirse impotentes para ayudarla.

Según la madre de la joven, los hechos se dieron el pasado viernes, en la comunidad de Kwiwi Tingni. Testigos oculares del caso narraron que cuando iban llegando a la salida, apareció Eugenio Saiman, de 50 años, quien sin mediar palabras le disparó, y al caer al suelo se le acercó y le propinó dos machetazos, uno en cada brazo.

El doctor Francisco Javier Selva ha dicho que la paciente presenta dos fracturas expuestas de ambos húmeros y seguramente quedará cuadrapléjica, porque el proyectil se le alojó en la columna.