•  |
  •  |
  • END

En el día de la Navidad “Los Chancheros” no mataron cerdos, pero hicieron correr la sangre entre una familia de la IV Etapa del Reparto “René Schick”, en Managua.

La primera víctima de los delincuentes fue Francisco Cruz López, de 23 años, a quien le partieron la cabeza de un machetazo, la madrugada del 25 de diciembre.

La agresión contra Cruz sólo fue el preámbulo de lo peor para su familia originaria de Masaya, porque a eso de las 11 de la mañana una turba de “Los Chancheros” llegó a atacarlos a mansalva a la puerta de su casa.

En el sangriento ataque pereció de forma inmediata Oscar Antonio Cruz, al recibir a quemarropa un impacto de bala en el tórax, detonado desde una escopeta artesanal calibre 12.

Los mismos perdigones le perforaron el abdomen a José Reinado Cruz, quien agoniza en el hospital “Roberto Calderón”.

“Desde las 11 de la mañana que mi hijo entró al quirófano los médicos no ha salido de operación – 4.y 36 minutos de la tarde”, dijo angustiada su madre, Argentina Aguirre.

La señora Aguirre agregó que su vástago, antes de ingresar a la sala de operaciones, los médicos le hicieron firmar una hoja que exime de responsabilidades a los galenos, ya que no le garantizan poder salvarlo de la muerte.

Testigos de la balacera, que duró varios minutos, dicen que “Los Chacheros” sacaron sus armas hechizas de un saco y comenzaron a disparar a mansalva.

“Ustedes los Masaya se las dan de muy hombrecitos”, gritó uno de “Los Chancheros” y acto seguido abrieron fuego, dijo la hermana de las víctimas, que tiene el mismo nombre de su mamá, Argentina Aguirre.

Por paradojas del destino, víctimas y victimarios estuvieron tomando licor la noche anterior, reveló la hermana de los baleados.

Tras la infernal balacera en las polvorientas calles del Reparto “René Schick” la Policía desplegó un impresionante operativo allanando una chatarrera, lugar donde fue capturado un sospechoso y donde supuestamente fue escondida el arma homicida.