Róger Olivas
  •  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA

De una certera puñalada en el lado izquierdo del tórax murió el campesino Santos Díaz Flores, de 30 años, a manos, presuntamente, de Guillermo Pérez, quien huyó amparado en la oscuridad, el 24 de diciembre.

Santos y su hermano Rufino Díaz Flores, de 28 años, después de ingerir licor durante varias horas en la vivienda de su amigo, Darwin Neira Marcia, salieron hacia su vivienda para cenar junto a sus seres queridos.

Faltando veinte minutos para las doce de la noche, al pasar por la subida de la comarca Petacaltepe, 500 metros al norte de la comarca El Manguito, carretera El Viejo-Jiquilillo, los hermanos Díaz Flores se detuvieron porque había un pleito.

Una fuente policial aseguró que los hermanos Cecilio y Guillermo Pérez, en estado de ebriedad, discutían con el joven Mario Cuadra, quien fue defendido por su amigo y vecino, Santos Díaz Flores, quien recibió la mortal estocada.

El capitán Manuel Sequeira, vocero de la Policía de Chinandega, informó que Santos murió en el trayecto hacia el Hospital “Teodoro Kint”, de la comarca San Luis, jurisdicción de El Viejo.