•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

La Policía de este departamento investiga el asalto realizado por dos delincuentes armados de un revólver calibre 38 y de un puñal, contra el joven Joel Rodríguez, de 22 años, conductor y propietario del taxi Hyundai placa CH-797, quien trabaja en el municipio fronterizo de Somotillo.

A las 7 de la noche del 23 de diciembre, los maleantes abordaron el automotor en el centro de diversión El Karaoke, y solicitaron a Rodríguez que los llevara por diez córdobas a cada uno, a un kilómetro hacia el sur de la estación gasolinera Shell-Somotillo.

Al llegar a ese sitio, los antisociales tomaron el control del automotor, y amarraron al muchacho y lo colocaron en el asiento trasero. El joven aseguró que según la plática de los desconocidos, llevarían el taxi hasta la frontera de Peñas Blancas.

En Mokorón, kilómetro 151 y medio de la carretera Chinandega-El Guasaule, los ladrones robaron cien dólares, doscientos lempiras e igual cantidad de córdobas, y el teléfono celular a Joel Rodríguez, quien fue abandonado en un cañaveral.

Obrero del volante agradece
El taxista relató que lo dejaron descalzo, y salió a la carretera donde afortunadamente encontró a miembros de una patrulla del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua, 2CMR, quienes recuperaron el taxi, y junto a miembros de la Policía Nacional persiguieron --sin dar alcance-- a los delincuentes descritos por la víctima. Uno era de complexión delgada y piel blanca, y el otro, alto y moreno.

El teniente primero Naaman Antonio Johnson Watson expresó que por información de inteligencia sabían que el vehículo sería robado, por lo que, como de costumbre, se ubicaron en tramos de carretera, donde salvaron la vida de Rodríguez.

José Dolores Cruz agradeció a las fuerzas militares por el rescate de su hijo, quien a pesar del susto y de los golpes que le propinaron en la cara los antisociales, regresó optimista a su vivienda, con ánimos de continuar trabajando, teniendo presente que lo material se repone.