•  |
  •  |
  • END

“Para serle honesta él era pandillero y ya nos lo esperábamos, aunque nos duele, él nunca hizo caso”, dijo doña Gilma Dávila, abuela materna de Henry José López Dávila, de 20 años, alias “El Chancho”, quien se convirtió en una de las tres personas que perdieron la vida violentamente en las primeras horas del año nuevo en Managua.

López fue ultimado de un escopetazo en el pecho realizado por supuestos miembros de una pandilla denominada “Los Malditos”.

“No tenemos claro el motivo, pero como él jamás se compuso… Siempre lo aconsejábamos, pero le hizo más caso a los amigos, ya no podíamos hacer más nada”, reiteró doña Gilma.

El hecho se suscitó en el barrio “Orontes Centeno”, de Tipitapa, de los Billares Mairena, cinco cuadras al este, una cuadra al norte, media al este, donde se realizó la vela. López deja a un niño de cinco meses en la orfandad.

¿Equivocado?
Mientras que en la jurisdicción del Distrito Dos de Managua, Noel Antonio Hernández Espinoza, de 18 años, también perdió la vida por un impacto de bala en el abdomen.

Valeria Muñoz informó que estaban tomando y esperando el año nuevo, la víctima, familiares y amigos, cuando llegó un sujeto a buscar a otra persona y lamentablemente Hernández resultó herido de muerte.

“Él estaba sentado y cuando le dispararon a Jorge Pastora Mendoza, alias “El Duende”, él se levantó (de su asiento) y también lo hirieron, quizás pensaron que iba a hacer algo, pero lo que quería era entrar a la casa”, relató la testigo.

En el mismo incidente resultaron heridos Pastora y Ramón Hernández, quien tiene un impacto de bala en el abdomen y su situación es delicada. Él es el papá del fallecido.

Los familiares de las víctimas declararon que quien disparó es conocido como “El Mapa”, por lo que esperan que la Policía lo capture para que el crimen no quede impune.

Los hechos se registraron a la 1:40 de la madrugada de ayer primero de enero en el barrio Batahola Norte, de donde fue la Embajada Norteamericana, media cuadra al norte.

Asesinado en su cumpleaños
En tanto que doña María Auxiliadora Quintana Ríos, de 52 años, perdió en menos de cinco años al tercero de sus hijos, la madrugada de ayer. Se trata de Léster Antonio Quintana, quien el próximo 4 de enero cumpliría 30 años. Este pereció a manos de un sujeto conocido en Vista Hermosa como “El Gato”.

Quintana regresaba a la casa de su abuela, Concepción Ríos, y fue sorprendido por dos sujetos, quienes lo despojaron de sus pertenencias y uno de ellos lo mató.

La víctima primero recibió un machetazo en la cabeza y después un impacto de bala en la espalda, y aunque fue trasladado al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, murió.

Doña María Auxiliadora recordó que mandó a su hijo a casa de su mamá para que le ayudara, pero salió a una fiesta a celebrar el Año Nuevo, y al regresar lo interceptaron y le robaron los zapatos, la cartera con el dinero y documentos personales, y el celular.

Le rogaron que no lo matara
Francisco Navarro declaró que los vecinos le gritaron a los dos elementos que no mataran al hombre, porque estaba desarmado y tomado, pero no hicieron caso.

“En esa zona donde lo mataron hay expendios de drogas, por eso ese hombre—“El Gato”—hace lo que quiere y todos le temen, el mes pasado mató a un persona y aún no lo han detenido”, comentó doña María Auxiliadora.

Asimismo, pidió a la Policía de Ciudad Sandinovigilar esa zona, porque su mamá vive sola y teme por su seguridad.

“Todavía hoy por la mañana, (el asesino) andaba con un machete y pasó frente a la casa de mi mamá, como diciendo que a él no le hacían nada, es un hombre muy peligroso”, agregó.

Aunque Léster Antonio Quintana murió en Vista Hermosa, de la parada de los chilamates, tres cuadras al oeste, media cuadra al sur, en la Zona 9 de Ciudad Sandino, vivía con su mamá en el barrio “Camilo Ortega”, en Managua.