Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

SOMOTO, MADRIZ
En medio de un ambiente de dolor e indignación por la crueldad con que actuaron los criminales, familiares y amigos dieron cristiana sepultura en la ciudad de Somoto al joven Henry Vílchez López, de 23 años, a quien varios pandilleros dieron muerte de una puñalada y lo dejaron sin ropa y descalzo en plena vía pública.

Los criminales, no satisfechos de su actuación sanguinaria, quisieron burlarse más de la víctima impregnándole una letra “z” en la región torácica superior, con una pintura azul.

Las autoridades policiales de Madriz trabajan arduamente para esclarecer los móviles del crimen y el significado de la z en el cuerpo, que fue encontrado en horas de la madrugada del viernes, con una estocada a la altura del cuello, en las inmediaciones del estadio municipal de béisbol, al este de la ciudad de Somoto.

El cadáver de Vílchez López presentaba huellas de haber sido arrastrado unos 15 ó 20 metros en el lugar de los hechos, por lo que las autoridades policiales presumen que integrantes de una de las pandillas de ese sector estén involucrados en su muerte.

El comisionado Guillermo Saballos, jefe de la delegación departamental de la Policía Nacional, en Madriz, quien se hizo presente al lugar; donde además estaban el médico forense, los investigadores policiales y familiares del infortunado, confirmó que el hecho ocurrió a eso de las cuatro de la madrugada del viernes.

“Nosotros recibimos dos llamadas telefónicas que nos informaban que en la parte de atrás del estadio de béisbol somoteño se encontraba boca arriba, y totalmente desnudo, el cuerpo de un hombre”, dijo el jefe policial.

Detalló que Henry Vílchez López era conocido con el alias de “Tabla”, y presentaba golpes en la cara, en el cráneo y una herida profunda en la yugular, además de raspones en varias partes de su cuerpo. Su ropa fue encontrada por la Policía detrás de un muro del interior del estadio.

Lo extraño del caso es que los habitantes del lugar donde ocurrió el hecho no escucharon ningún ruido de riña callejera, pese a que todo sucedió con saña y violencia.

El comisionado Guillermo Saballos dijo que no estarán brindando más detalles de lo ocurrido para no entorpecer las investigaciones del caso y poder capturar a los autores de este crimen que estremece nuevamente a la población somoteña.

Agregó que la víctima era integrante de una de las pandillas que operan con violencia en la ciudad de Somoto, donde se estima que unos 220 jóvenes, entre las edades de 14 y 19 años, integran unos 20 grupos.

No obstante se conoció que Vílchez López laboraba como vigilante del parque Lucía, y habitaba en el sector 25 de esa ciudad.