•  |
  •  |
  • END

Las autoridades del Distrito Cinco de Policía están tras las pistas de Orlando José Monge, de 31 años, quien presuntamente es la persona que conducía el Kia Sephia azul sin placa que atropelló a la pequeña Eveling Guadalupe Marenco, de 9 años, quien falleció el dos de enero, tras 48 horas de agonía.

Según las primeras investigaciones policiales, Monge junto a su compañera de vida, identificada únicamente como Celia, abandonaron su vivienda ubicada en el barrio Milagro de Dios, después del accidente.

“Cuando llegaron los investigadores al lugar, únicamente encontraron a Norlan Ezequiel Cornejo López, de 20 años, quien manifestó que él sólo cuidaba la casa y que Monge se había marchado”, dijo la capitana Marlene Portillo, jefe de Información y Análisis de la estación policial.

El vehículo fue encontrado en el barrio Villa Cuba, en casa de un agente policial, quien manifestó que le prestó su carro a Monge, porque es de su familia, pero la noche del 31 de diciembre, cuando ocurrieron los hechos, le llegó a dejar el carro, le entregó las llaves y se marchó sin decirle nada.

Piden disculpas

“Parece que el hombre (Orlando José Monge) había atropellado a otra persona antes, porque un vehículo lo venía persiguiendo, fue cuando se pasó llevando a mi niña, le dejó toda quebrada su piernita derecha y múltiples golpes en la cabeza”, recordó Amparo Mayorga, progenitora de la menor.

Los padres de la niña pidieron disculpa a Duval Garay, quien fue detenido, porque los testigos lo señalaban, pero se comprobó su inocencia.

Eveling Guadalupe Marenco iba a entrar a segundo grado en el Colegio San Joaquín, de Las Jagüitas, y era la menor de los seis hijos que tienen Erasmo Marenco y Amparo Mayorga, habitantes del barrio Milagros de Dios.