Máximo Rugama
  •   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |
  • END

Una mala jugada le jugó el destino a la joven madre Neyda Enida Valdivia Zeledón, de 23 años y originaria del barrio “Óscar Gámez II”, a quien el año nuevo no le trajo alegría, sino tristeza, porque su vivienda fue reducida a cenizas debido a un incendio.

La casita de la muchacha que tiene tres hijos estaba ubicada en la esquina opuesta al panteoncito “El Carmen”.

La afectada aseveró que desconoce la forma y el lugar donde su niña de cinco años adquirió la caja de cerillos con la que estaba jugando, cuando ocurrió el siniestro.

Fue el niño de seis años el que le avisó a su tía Adali del Rosario Valdivia Zeledón que la casa de su mamá estaba quemándose. El inmueble estaba forrado con plástico y cartones.

A la dama se le quemaron la ropa, la cama, un DVD, el televisor, alimentos y granos básicos, así como 3 mil 500 córdobas que tenía ahorrados porque este sábado iba a comprar madera para forrar la vivienda.

Ahora la muchacha y sus hijos, Kevin Otoniel Urbina Valdivia, de seis años, Kimberly Gabriela, de 5, y Nelly Alexa, de dos, quedaron prácticamente en la calle y no saben qué hacer, por lo que solicitaron apoyo al gobierno y a organismos humanitarios para construir nuevamente su casa.