•  |
  •  |
  • END

“Tiene que pedir perdón, aunque con eso no se pague el dolor de la familia, yo los entiendo, también soy madre y tengo hijas de la misma edad”, decía Manuela Antonia Aguirre a su hijo Hansel Manuel Gámez Medina, de 28 años, quien fue acusado por homicidio y lesiones imprudentes.

Madre e hijo lloraron después que el Juez Décimo Penal de Audiencia, Carlos Solís, le decretó la prisión a Gámez Medina, por ocasionar, según la Fiscalía, la muerte de Wendy Claudia Leytón Borge, quien viajaba con su marido José Ramón Sánchez Hernández, en su motocicleta Suzuki negra, placa M 10018, el pasado tres de enero.

El hecho se dio de la rotonda El Periodista, 800 metros al sur. Leytón dejó en la orfandad a sus tres hijos, de 7, 5 y dos años de edad.

“El acusado se cruzó la pista y viajaba en sentido contrario, cuando chocó de frente con los motorizados, José Ramón cayó en el vidrio delantero de la camioneta y su esposa fue catapultada por los aires y cayó en la parte de atrás del mismo vehículo”, dijo el fiscal Baltasar Arévalo en su intervención.

Iba ebrio

La defensa alegó que el acusado no fue presentado ante el juez en el término establecido por la ley (48 horas), por lo que solicitó que le concedieran el arresto domiciliar con custodia personal, además pidió que el caso fuese conocido por un juez local.

“No puedo acceder a la petición de la defensa, porque al momento del accidente el acusado tenía una concentración de 1.99 gramos de alcohol por litro en la sangre, por lo tanto es de mi competencia”, dijo el juez Solís que programó la audiencia inicial para el 14 de enero a las 8:30 AM.

Gámez Medina no quiso dar ninguna opinión sobre el juicio que se le sigue. Su familia le informó que sus tres hijos preguntaron por él, cuando lo miraron en los noticieros televisivos locales que informaron del fatal accidente.