María Mercedes Urroz
  •  |
  •  |
  • END

“Apúrate, abrí la puerta, dame el bolso negro, y como yo estaba nerviosa al ver a los hombres con las armas, no pude abrir, entonces quebró el vidrio con la cacha de la pistola y me apuntó”, relató ayer Juana Rostrán, de 36 años, a quien tres elementos la despojaron de 200 mil córdobas.

Según la comerciante del Mercado Oriental, ella iba a depositar el dinero a una sucursal bancaria, pero no se explica quién o cómo los delincuentes se enteraron de la cantidad que llevaba.

El asalto se registró de los Raspados Loly, siete cuadras al sur, una y media al este, cuando de un carro deportivo bajaron tres de los cuatro armados que la despojaron del botín.

El hijo de la comerciante, Samuel Pereira, quien conducía la camioneta blanca, placas M 106540 a la hora del asalto, no reaccionó, porque también fue intimidado a punta de escopeta.

“Mi hijo iba conduciendo, a la media cuadra de la casa yo miré sospechoso el vehículo y fue cuando le dije a mi hijo que nos estaban siguiendo, él viró en una cuadra, pero los hombres nos salieron de frente y ya nada pudimos hacer”, explicó Rostrán.

Asimismo declaró que esta es la primera vez que le roban, pese a que siempre va a depositar grandes y pequeñas cantidades, por lo que espera que las investigaciones policiales revelen cómo es que los ladrones sabían de sus movimientos.

“Tengo la fe en Dios que todo lo perdido lo vamos a recuperar, porque estas injusticias se pagan caro”, agregó la dama que tiene más de 20 años de laborar honradamente en el mercado.

Agentes de la Tercera Delegación de Policía investigan, pero no tienen sospechosos, sin embargo, esperan poder ubicar el vehículo que conducían los delincuentes.