•   NUEVA GUINEA  |
  •  |
  •  |
  • END

Los ciudadanos de Nueva Guinea están sorprendidos, porque ayer viernes siete de enero amanecieron dos hombres asesinados.

Al transcurrir las horas, se conoció de forma preliminar que una de las víctimas respondía al nombre de José Raúl Ortiz López, habitante de la zona tres; un familiar lo identificó y expresó que actualmente comercializaba raíces y tubérculos.

Ortiz López fue encontrado en el lugar conocido como La Pedrera, ubicado cerca de la carretera a Los Ángeles, unos tres kilómetros al sureste de Nueva Guinea.

La víctima presentaba un impacto de bala en el abdomen.

La Policía de esta ciudad tiene detenido a Erick Chester Castillo, originario de Santo Tomás, Chontales, quien conducía un carro rojo Hyundai placa M- 026049.

Lanzan cadáver en corral

A las tres de la madrugada, ésta persona avisó a la Policía que dos sujetos armados le obligaron trasladar a un herido rumbo a la Colonia Jerusalén, posteriormente lo sacaron y lo fueron a botar, luego huyeron rumbo a Los Ángeles.

Se presume que esos desconocidos le dieron muerte a José Raúl Ortiz López.

En el mismo municipio, también ayer viernes fue encontrado sin vida un hombre aún no identificado.

Estaba en el lugar conocido como El Níspero, ubicado en el kilómetro 270 de la carretera Managua-Nueva Guinea.

La víctima presentaba varios impactos de bala y lesiones de arma blanca. Se presume que lo mataron en otro lugar, pero lo llegaron a botar al corral.

El cuerpo de la víctima aún no identificada se encuentra en la Morgue del Hospital “Jacinto Hernández”.

La víctima tiene piel morena, pelo lacio y usa zapatillas café.

El comisionado Ramón de Jesús Castillo encabeza las investigaciones que están encaminadas a establecer si los que mataron al vendedor de quequisques, asesinaron al otro ciudadano, y si había relación entre las víctimas.


(Colaboración)