•   NUEVA GUINEA  |
  •  |
  •  |
  • END

El comisionado Ramón de Jesús Castillo, jefe de la plaza policial de Nueva Guinea, manifestó que ya tienen presos a los implicados en la doble matanza ocurrida el pasado siete de enero de 2011.

El uniformado reveló que el doble asesinato podría estar relacionado con el crimen organizado y narcoactividad, porque el día de los hechos hubo una balacera en El Níspero, donde quedó uno de los cadáveres. En la escena los policías encontraron casquillos de bala calibre de 9 milímetros, una mochila verde olivo, una camisa de policía y dos de civil.

Extraoficialmente se conoció que el crimen podría haberse originado por una fallida transacción de drogas, pero la Policía no niega ni confirma nada.

Castillo señaló que las cuatro personas que están tras los barrotes son originarias de Santo Tomás y La Gateada, Chontales, y en las próxima horas el número de capturados podría aumentar, pero no reveló nombres ni mayores detalles para no entorpecer las pesquisas.

Refuerzan seguridad en torno a sede policial

El día de los hechos, la Policía tuvo conocimiento como a las cuatro de la mañana de que había dos personas fallecidas en diferentes lugares. La primera fue encontrada en la periferia de Nueva Guinea, en el lugar conocido como La Pedrera. La víctima fue José Raúl López Cruz, de 22 años, quien falleció de un impacto de bala en el costado izquierdo.

Mientras que en El Níspero, ubicado en el kilómetro 270, carretera Managua-Nueva Guinea, fue asesinado de varios impacto de bala y arma blanca, Juan Carlos Jarquín, de 25 años, quien vivía en La Gateada, Chontales y que inicialmente estaba como desconocido.

El día de la doble matanza fue retenido Erick Castillo, quien conducía un carro rojo Hyundai placa M-026049, en el que supuestamente José Raúl López fue trasladado a La Pedrera, donde sus asesinos lo lanzaron.

Hace dos días, la Policía ocupó otros dos vehículos, un Yaris placa M-059278 y una moto sin placa.

En Nueva Guinea existe un total hermetismo en torno al caso. La calle donde se encuentra la sede policial está resguardada y no permiten la circulación de vehículos.


(Colaboración)