Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LEÓN

El pastor evangélico de nacionalidad guatemalteca, Julio Federico Porras Cifuentes, de 38 años, fue condenado a una pena de treinta años de presidio por violación y corrupción de menores.

El veredicto de culpabilidad que emitió el honorable tribunal de jurado en el Juzgado Primero de Distrito Penal de Juicios, en el Complejo Judicial de León, en contra del guatemalteco causó satisfacción a los familiares de las víctimas, autoridades del Ministerio de la Familia, MiFamilia, y Fiscalía.

Durante la investigación policial se conoció que el guatemalteco Julio Federico Porras Cifuentes, pastor evangélico de la iglesia Nueva Jerusalén, ubicada en el kilómetro 77 y medio de la carretera León-Managua, violó en repetidas ocasiones a dos niñas, de 10 y 11 años, originarias de la comunidad Sagrado Corazón de Jesús, en el municipio de León.


Madre y abuela también acusadas
También fueron acusadas como coautoras de violación y corrupción de menores las ciudadanas Silvia Elena López Loáisiga, de 32 años, progenitora de la niña de 10 años, y Alejandra Loáisiga Álvarez, de 48, abuela de la niña de 11 años, pero ambas fueron absueltas el pasado 19 de febrero.

Después de haber atravesado este horrible episodio, las niñas se encuentran bajo el resguardo de MiFamilia y mantienen un riguroso tratamiento psicológico. “Una de las niñas fue entregada a una tía materna y la otra menor fue trasladada hacia un centro de protección de menores, en donde se le garantizará el derecho al estudio, atención psicológica permanente y otros cuidados”, expresó Praxis Pineda, delegada de MiFamilia en León.

De acuerdo con el dictamen médico forense, una de las niñas fue violada en repetidas ocasiones por el pastor evangélico y la otra niña únicamente sufrió abusos deshonestos.

La funcionaria de MiFamilia señaló que el incrementó en las cifras de niñas, niños y adolescentes víctimas de violación, abuso y explotación sexual, mantiene preocupadas a las autoridades que se encuentran involucradas en darle protección a los menores.

En los primeros dos meses del año se registran dos casos de violación, dos de explotación sexual y un caso de abuso sexual.

“Es preocupante que cada mes se registre un caso de violación en el departamento de León, estamos realizando las investigaciones de cada uno de los casos denunciados para castigar a los abusadores y corruptores de menores”, refirió Pineda, quien agregó que existen distintas instituciones en la localidad que atienden a las victimas de violación.