•  |
  •  |
  • END

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA

La Policía neosegoviana logró con rapidez esclarecer el robo con fuerza que sufrió el templo católico San Agustín, de esta ciudad, la madrugada del 14 de febrero, con la captura de tres sujetos, a quienes encontraron dos cuadros de la Pasión de Cristo, un crucifijo metálico, dos candelabros y dos alfombras.

La subcomisionada Victoria Gurdián Cornejo, encargada de la vocería policial, dijo que la efectiva respuesta policial fue posible gracias a la cooperación de la ciudadanía, que informó que un individuo andaba ofreciendo en venta los objetos sagrados.

Agregó que todavía falta por recuperar un amplificador de sonido y dos estampas más de la Pasión del Salvador del Mundo. Además, los implicados deberán responder por una alcancía que cargaron con una cantidad de dinero no determinada.

Los detenidos por el acto sacrílego son Víctor José Valladares Jiménez, de 32 años; Isidro Guerrero Martínez, de 49, y Santos Alejandro López Sandoval, de 32, los que ya están bajo la jurisdicción del Ministerio Público, para su respectiva acusación ante el juez de Audiencias para lo Penal de Nueva Segovia.


Vandalismo contra monumentos
Dijo que también investigan otro caso en Mozonte, donde ladrones, que no respetan las casas de oración, se llevaron varios objetos de valor.

Gurdián Cornejo informó de la ejecución de un plan especial para dar con los autores de un hecho vandálico que destruyó parcialmente una estatuilla de la Virgen de Guadalupe que la alcaldía de Dipilto ubicó en las inmediaciones del puente El Guayabo, sobre la Carretera Panamericana, entre Ocotal y este municipio fronterizo.

También, probablemente, vándalos que están contra los monumentos y el ornato le cercenaron el brazo derecho a la estatua de San Francisco de Asís, situada frente al centro histórico de la ciudad, y su base, que consiste en una bola de concreto, la han manchado con graffiti, a pesar de que allí se lee: Paz y Bien, 15 de abril de 1945, fecha en que los franciscanos erigieron la imagen.