•  |
  •  |
  • END

Juana Orozco vivió la tarde del viernes una de las peores imágenes de terror que una madre puede tener: ver cómo su único hijo, Erick Jefferson Pérez Orozco, de seis años, era tragado por la tierra.

La dramática escena tuvo como escenario el basurero ubicado en la comunidad “Cristo Rey”, al noreste de Tipitapa.

La tragedia ocurrió cuando la criatura y su mamá llegaron al vertedero, abierto por la Alcaldía de Tipitapa, a buscar pellejos para los tres perros que tienen en su casa.

“Yo me tiré dos veces al pantano de lodo y basura para salvar a mi hijo que sólo levantaba los brazos mientras se hundía”, relató Juana Orozco, mientras se sostenía en las paredes de lata de su casa para no desmayarse.

En medio de la desesperación por salvar a su hijo, Juana Orozco casi corre la misma suerte de no haber sido por los vecinos que le tiraron una camisa que utilizaron como faja para que ella pudiera salir del pantano.

El cuerpo del niño, quien este año iniciaría sus estudios de primer grado, fue extraído del pantano de lodo y basura en las primeras horas de la madrugada con el uso de dos retroexcavadoras.

Familiares y habitantes de los barrios Cristo Rey y Ciudadela San Martín, pidieron al alcalde de Tipitapa, César Vásquez, mandar a cerrar ese vertedero de basura, para evitar otra tragedia.

“Yo culpo al alcalde César Vásquez de la muerte de mi hijo, porque allí –en el basurero- no hay señales de nada. Usted cree que está sobre suelo firme y lo que hay es un pantano”, manifestó la atribulada madre.