•  |
  •  |
  • END

Vianney López Angulo, de 24 años, se convirtió la noche del sábado en la enésima víctima inocente de las pandillas en los barrios de Managua, al ser alcanzado por los perdigones de una “bala perdida”.

López se rindió ante la muerte en el Hospital Alemán Nicaragüense, donde los médicos le operaron en un intento por salvarle la vida.

La víctima fue alcanzada por un impacto de perdigones de escopeta artesanal, sufriendo la perforación de los órganos vitales.

El joven laboraba en una embotelladora de gaseosas, y al momento de la tragedia iba tras su mamá, quien se dirigía a una venta en el barrio “Israel Galeano”, según las investigaciones hecha por la Policía.

La inesperada balacera entre “Los Frijoleros” y un grupo rival no identificado, que le costó la vida a López, se produjo al anochecer del sábado, pero el deceso del la víctima se produjo horas después.

Hasta la tarde de ayer las autoridades policiales de la recién creada Estación Siete de Policía, ubicada en Las Américas Cuatro, no tenían ningún capturado por este crimen.

Lo matan en asalto
En otro caso, un poco más de 200 metros había caminado Pablo Antonio Lagos Gutiérrez, de 53 años, tras salir de su casa en el barrio Loma Linda, cuando un criminal a sangre fría le clavó un puñal en el abdomen.

El crimen aconteció al amanecer de ayer domingo, cuando la víctima se dirigía a cuidar la parcela que tenía en las otras tierras del ingenio Tipitapa-Malacatoya, Timal, donde el ex militar tenía su pedacito de tierra.

María Elena Lagos, hermana de la víctima, dijo que su consanguíneo expiró en la Sala de Emergencia del Hospital “Lenín Fonseca”, cuando los médicos lo preparaban para ingresarlo al quirófano.

Aparentemente el móvil del crimen mañanero fue el robo, porque al momento de ser auxiliado por vecinos y familiares, Pablo Antonio Lagos no tenía en su poder su teléfono celular, la mochila que cargaba ni su billetera, donde portaba una cantidad de dinero no establecida.

La muerte violenta de Lagos fue la segunda en días consecutivos en el Distrito Tres de la capital, un día atrás murió el vigilante Luis Mauricio Espinoza, a quien por robarle su arma de reglamento, varios delincuentes lo mataron con armas de fuego.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus