•  |
  •  |
  • END

Cuatro delitos precedieron el homicidio de la quinceañera Jennifer Gabriela Artola Moreno, la noche del lunes en el barrio El Recreo. La joven falleció por un impacto de bala en la frente, en la parte izquierda de la misma.

La información proporcionada por el comisionado mayor Emilio Rodríguez, jefe de la Tercera Delegación de Policía, revela que desde las 6:30 de la noche los tres sospechosos realizaban fechorías.

“No son angelitos, ya antes habían cometido cuatro delitos, y fue gracias a la población que se capturaron. Los golpes que presentan es porque los vecinos de la joven víctima los atacaron al momento de conocer los hechos”, dijo el comisionado Rodríguez.

Los detenidos

Los tres detenidos por el homicidio y los otros delitos fueron Guillermo José Espinoza Potoy, Samuel Eleázar Gutiérrez --quien según las investigaciones es la persona que disparó--, y Mario Antonio Olivares Aguilera, quien tiene antecedentes de robo con intimidación desde el 15 de octubre de 2007.

Según la información proporcionada por el comisionado Rodríguez, los sospechosos, a las 6:30 p.m., le robaron un celular valorado en 337 córdobas a Juan Uriel Castro Tórrez, de 37 años.

Cinco minutos después, a las 6:35 p.m. despojaron de una cartera con cosméticos a María Ninfa Roque, de 19 años, quien evitó que le robaran su celular porque entró en una pulpería y lo tiró ahí.

A las 6:40 p.m. asaltaron a Solanyi Alexa Monge, de 13 años, a quien manosearon para ver si llevaba escondido celular o dinero, mientras que a Elvis Leonidas Jirón, de 14 años, lo amenazaron.

“Dolientes” agraden a periodista

A las 6:48 p.m., cuando huían por un callejón del barrio El Recreo, dispararon sin motivo aparente dentro de la vivienda donde la quinceañera estaba cocinando, a quien le dieron, aunque se supone que los sospechosos dispararon a los perros que les ladraban.

A los detenidos les realizaron la prueba de productos nitrados, y se espera el resultado del Laboratorio Central de Criminalística para corroborar quién disparó.

Se quiso conocer la versión de la familia de la quinceañera muerta, quienes manifestaron que no tenían nada que decir, que le iban a dejar a Dios las cosas, pero contrario a esos principios cristianos, agredieron a golpes a un equipo periodístico.