•  |
  •  |
  • END

MADRIZ y MATAGALPA

Cuatro “amorosos” hombres fueron denunciados por violencia doméstica en Madriz y Jinotega en las últimas horas, pero sólo tres enfrentarán la justicia, porque uno huyó.

El último viernes, la dama se encontraba en su casa, cuando llegó su esposo, Basilio Villareina, a intranquilizarle el sueño y a golpearla.

Según el comisionado Pablo Ardón, vocero policial, el hombre llegó bien borracho insultando a su mujer, la emprendió a golpes contra quien un día le ofreció amor, y luego huyó.

Una segunda dama también pasó una noche difícil con su consorte, Nahum Vladimir Arguijo, quien llegó a su casa borracho y sostuvo con ella una discusión, luego tomó un filoso cuchillo y se lo colocó en el cuello.

Como jugando, con la misma arma blanca le infirió varios rayones en el brazo izquierdo y rostro a la mujer, luego la golpeó a puñetazos, pero ahora deberá enfrentar la dura justicia para los agresores de mujeres.

Pequeño expulsado de su casa

Adrián Carcache Ramírez, de 30 años, también fue apresado, porque su compañera de vida lo denunció por agredir a su pequeña hija de nueve años, según reportó la Secretaría Ejecutiva de la Policía Nacional.

La denuncia revela que Carcache llegó preguntado por su hija, luego la golpeó dejándole moretones en diferentes partes del cuerpo, por lo que tuvo que intervenir la madre de la niña, María Luisa Ramírez Urbina, quien también resultó lesionada.

Y con un ojo morado y hematomas en diferentes partes del cuerpo, quedó la que fue la mujer de Daniel Mairena Salgado, de 37 años, quien “tajoneó” a la dama y la corrió de la casa, según reportó la Policía.

El informe policial señala que Mairena llegó en estado de ebriedad a su casa y después de ofender con palabras soeces a su mujer, la atacó con una tajona como si se tratara de un animal. La víctima trató de correr, pero fue detenida por su agresor, quien la tomó del pelo para continuar golpeándola.

Después la expulsó con un bebé de apenas 30 días de nacido, por lo que fue denunciado y capturado por la Policía Nacional, que lo remitió al juzgado.