Carlos Larios
  •  |
  •  |
  • END

Varias mujeres que han sido víctimas de la delincuencia, lanzaron una alerta con el fin de prevenir a las féminas que llegan a comprar o disfrutar de un momento de esparcimiento en establecimientos comerciales ubicados en el Distrito V de Managua.

“En estos sitios, afuera se colocan tipos mal vestidos, portan aretes, algunos de ellos con el pelo teñido a colores y también otros que aparentan ser gente de bien.

Son jóvenes en edades de 17 a 20 años, incluida una mujer. Uno de ellos está con la mujer abrazándose y en apariencia acariciándose; sin embargo, al pasar junto a ellos él se separa, saca un arma y te amenaza, y luego se acerca otro que estaba rondando”, recordó una de las víctimas.

Los maleantes la despojaron de su celular, cartera y tarjeta de crédito y la obligaron ir a los cajeros automáticos a sacar dinero, bajo amenaza de llevársela en su automóvil o llamar a su familia para amedrentarla si ella se negaba a hacer lo que ellos querían.

Han detectado robos

Estamos detectando que se trata de tres a cuatro elementos, entre ellos una mujer”, confirmó el comisionado mayor Sergio Gutiérrez, Jefe de la Policía del Distrito V.

“Tenemos registrado dos casos con esa modalidad en diciembre del año pasado, y estamos aplicando medidas preventivas con grupos que operan de civil para capturar a esos delincuentes.

Otra víctima relató que después de haber comprado en uno de los establecimientos, se dirigió a su carro y observó que una de las llantas estaba ponchada, cuando la iba a cambiar se le acercó un joven bien vestido portando un portafolio y se ofreció para ayudarla.

Al terminar de cambiar la llanta el hombre le pidió que le diera un aventón hacia el otro parqueo del establecimiento comercial. “Yo le pregunté por qué su carro se encontraba del otro lado y él me dijo que había quedado en verse con un viejo amigo de ese lado y que había tomado una salida equivocada; quise decirle que sí pero tuve un mal presentimiento”, expresó

Instrumentos para matar
El delincuente introdujo su portafolio en la cajuela del carro de su posible víctima, pero la mujer se percató de ese detalle y con la excusa de que tenía que ir a comprar un producto más, le pidió que la esperara dentro del vehículo.

Ella entró al centro comercial y avisó a un guarda de seguridad, ambos se dirigieron al parqueo y cuando buscaron al maleante ya había escapado.

El portafolio contenía una soga, cinta adhesiva y navajas. Cuando la Policía revisó la llanta no encontró ninguna pinchadura, sencillamente le habían sacado el aire”, explicó la afectada.

“Esa es una modalidad que la hemos observado en varios sitios, pero en estos días no hemos tenido más denuncias”, dijo Gutiérrez.