•  |
  •  |

Los billetes o la cárcel
Veinticuatro horas  le dio el juez Julio César Arias a Geovanny Alberto Amaya Barrios, acusado por ser el receptor (tope)  de las computadoras robadas hace  diez meses a estudiantes del Instituto Centroamericano de Administración de Empresa, Incae, para que pague una caución económica  de 30 mil córdobas.
Arias  advirtió a Amaya que de incumplir con  el plazo establecido,  no enfrentará el proceso en libertad y lo mandará a la cárcel. Por el robo ocurrido la madrugada del 5 de marzo de 2010, en los dormitorios del Incae, también son acusados otros cinco sujetos,  entre ellos Juan Antonio Vásquez Muñoz y Rodolfo González López, quienes presuntamente están presos en el penal de Granada por otros delitos.

Crimen por 50 córdobas
Alifar Alberto Aguilar Hernández, de 23 años, tendrá que esperar en la cárcel el juicio en el cual  se decidirá si es o no culpable del asesinato perpetrado contra Milton Jarquín Galeano, de 21 años. El delito ocurrió a la medianoche del 21 de agosto de 2010,  cerca del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, cuando Aguilar  le clavó un cuchillo en el tórax a Jarquín, en venganza  porque minutos antes la víctima se negó a regalarle 50 córdobas, refiere la acusación del Ministerio Público. Para la ejecución del asesinato,  Aguilar se escondió detrás de un árbol y cuando Jarquín pasó de regreso a su casa,  le salió al paso.

Cruel manera de cobrar
El juez Cuarto Distrito Penal de Juicio de Managua,  Jaime Alfonso Solís,  ordenó la captura de Damir Bustamante Peña, sobre quien pende una acusación por lesiones gravísimas en perjuicio de Julio Ochoa Mairena, de 58 años. Aparentemente bajo los efectos de alguna sustancia alucinógena, Bustamante  le cercenó la mano izquierda de un machetazo a Ochoa, porque  consideró que no le había pagado lo justo por dos horas de trabajo como ayudante de albañilería. La víctima relató que le pagó 100 córdobas a Bustamante por las dos horas  de trabajo, pero éste le exigía más y como él no aceptó sus exigencias,  le lanzó el machetazo y lo dejó minusválido.