•   Jinotepe, Carazo  |
  •  |
  •  |

Lo que prometía ser unas inolvidables vacaciones  se convirtió en la peor de las pesadillas para una familia originaria de La Conquista, Carazo, porque la menor de sus hijos, una niña de cuatro años, fue ultimada por un primo de 13.
La criatura murió de manera instantánea la noche del sábado, cuando su pariente le dejó caer en la cabeza una piedra de alrededor de 20 libras.


El crimen tuvo como escenario una quebrada hacia donde fue llevada la niña quien primero fue arrastrada en un camino montoso y oscuro por su victimario, al cual fue llevada con engaño, narró la atribulada madre.


El menor de edad que permanece detenido en la Policía de Carazo habita a 200 metros de donde fue encontrado el cuerpo sin vida de la niña, indicaron las autoridades policiales.


La mamá de la menor narró que el crimen ocurrió mientras en la casa de sus padres se realizaba una fiesta sólo entre miembros de la familia.


“Nunca  pensamos que ayer --sábado--   durante una fiesta familiar, mi hija sería llevada con engaño a un camino oscuro y montoso para quitarle la vida”, dijo la desconsolada madre.


La niña con sus  tres  hermanos y sus padres, quienes radican en Costa Rica, estaban pasando vacaciones en la casa de sus abuelos maternos.

No hubo violación
El comisionado mayor, Buenaventura Fitoria, jefe de la Policía en Carazo, informó que el médico forense descartó que la niña haya sufrido abuso sexual a manos de su victimario.


“Estamos investigando el móvil del hecho --homicidio--, pero podemos asegurar que no hubo violación”, afirmó el jefe policial.
El crimen de la niña fue presenciado por una joven de 20 años, quien es la principal testigo que tiene la Fiscalía para acusar al adolescente.


Por su parte, el papá de la pequeña pidió que el autor del crimen sea castigado con todo el peso de la ley.