•  |
  •  |

Un aberrado de 27 años es  acusado de violar a su mamá de 54; otro de 33, de mancillar a su hijastra de nueve años, y un tercero de abusar de su hija de cinco.


Éstas son las tres escabrosas historias que causaron conmoción en los juzgados capitalinos durante la última semana de enero.
La  más espeluznante de las tres agresiones sexuales fue la del hombre de 27 años, quien ebrio mancilló a su progenitora.


El repulsivo episodio de violencia sexual tuvo como escenario el hogar de madre mancillada, refiere la acusación presentada por la Fiscalía contra el sujeto de iniciales E.J.C.B.


La violación se produjo cuando la madre dormía en su cuarto, hasta donde llegó el aberrado hijo quien le dijo que “ella lo atraía”.
La avergonzada madre narró que escapó de su sádico hijo cuando éste se levantó para apagar la luz del cuarto para, según él, “estar más a gusto”.

 

El imputado dijo a su abogado defensor no acordarse nada de lo que sucedió la noche del pasado 23 de enero, cuando agredió sexualmente a su mamá.

 

Como era de esperarse, al pervertido sexual en el Juzgado Segundo Distrito Penal de audiencia, le fue dictada la prisión preventiva y fue remitido a juicio.

Otro degenerado
El sujeto de iniciales J.C.S, de 27 años, también fue mandado a la cárcel, luego que la Fiscalía lo acusó de abuso sexual en perjuicio de su menor hija de cinco años.

 

El imputado manoseaba a su pequeña hija cada vez que quedaba solo con la criatura, mientras su pareja y madre de la niña salía a trabajar.

 

Para mantener ocultas sus aberraciones el acusado amenazaba a la niña con decapitarla si lo delataba con su mamá, y a cambio del silencio el abusador sexual prometía a su víctima comprarle ropa nueva y un queque en el día de su cumpleaños.
A este sujeto el juez suplente, José Luis Araica, también lo “clavó” con la prisión preventiva y lo remitió a juicio para el próximo 14 de marzo.

La tercera víctima
Un ayudante de albañilería concluyó ayer domingo con  el desfile de pervertidos por el “banquillo de los acusados”, cuando la Fiscalía le imputó haber violado a su hijastra de nueve años.


El sujeto apodado “El Perico” abusó por primera vez de su hijastra de nueve años, hace varios meses cuando le hizo un chupete en el cuello. En esa ocasión el imputado fue denunciado por la mamá de la niña, pero luego quedó libre porque la progenitora de la menor y pareja del acusado no la llevó al forense, refiere la acusación fiscal.