• |
  • |

Con el cráneo destrozado a machetazos, tres dedos de la mano izquierda cercenados y dos “filazos” en el rostro fue encontrado sin vida, al amanecer de ayer, el campesino, Rufo Alberto Marín Blandón, de 68 años.


La víctima también presentaba otro machetazo en el hombro izquierdo, indicó un oficial que revisó el cuerpo en la escena del crimen.


El suceso tuvo como escenario el cuadrante 15 de las tierras del otrora ingenio Tipitapa-Malacatoya, donde Marín habitaba desde hace seis años, en una casa forrada con plástico negro.


El cuerpo sin vida del sexagenario quedó en la entrada a la champa con los pies de fuera y las manos extendidas, como quien está implorando compasión.


De acuerdo con las primeras investigaciones hechas por la Policía en la escena del crimen, en el asesinato es probable que hayan participado de uno a tres sujetos.


Norlan José Palma, vecino de la víctima, fue retenido y es investigado por las autoridades, porque supuestamente estuvo tomando licor la noche del sábado con los sospechosos de haber cometido el crimen.


Luego de ser entrevistado por la Policía, Palma dijo a los periodistas y confirmó que tomó licor con varios hombres la noche del sábado, pero que desconoce si fueron ellos quienes le quitaron la vida Marín.


La venganza es el probable móvil del crimen, según las pesquisas preliminares.
Aparentemente la víctima tenía desavenencia con un vecino, a quien le dejó de cuidar una propiedad por bajo pago.


Luz Adilia Marín, hermana del sexagenario, relató que ella se enteró de lo sucedido porque un vecino que pasó frente a la propiedad habitada por su consanguíneo observó el cadáver.