• |
  • |

Un final feliz tuvo la odisea de 18 horas que vivió un matrimonio habitante de Los Altos de Santo Domingo, tras la desaparición de sus tres hijos.


Los momentos de angustia para Adrián Salinas y su esposa, Lideth Canales, concluyeron el mediodía del sábado, cuando estaban por desfallecer en las calles de Managua, buscando a sus vástagos.


“Estamos por el sector de Plaza España a eso de las 12 del mediodía cuando me llamaron al teléfono celular diciéndome que en la Estación Seis de Policía estaban los niños parecidos”, relató Salinas.


Tras la llamada telefónica la desperada pareja se dirigió a la delegación policial donde se reencontraron con sus hijos, Jesús Daniel, Adrián Antonio y Selena de los Ángeles, Salinas Canales.


Los niños reportados, cuyas edades oscilan entre cinco y doce años, desaparecieron de su hogar la tarde del viernes, luego que salieron tras la empleada, Fátima Morales, sin que ella se diera cuenta.


La empleada que fue interrogada en varias ocasiones por la Policía dijo que ella dejó a los niños en casa porque se sentía mal de la presión. Morales explicó a las autoridades que ella salió de la casa en busca a su marido para que la acompañara al médico sin percatarse que los niños la seguirían.


Fátima Morales y los padres de los niños se llevaron el peor susto de su vida, cuando al llegar de regreso a la casa no encontraron a sus hijos. “Cuando llegamos y no encontramos a los niños comenzamos a buscarlos por los alrededores preguntando a los vigilantes de las residencias si los habían visto”, narró esposa Lideth Canales.


Luego de la fallida búsqueda en los alrededores del hogar la pareja se dirigió a la nueva Estación Uno de Policía ubicada en el Mercado Oriental, donde permanecieron hasta la madrugada del sábado.


Desconsolados regresaron a su hogar. Mientras los buscaban los tres hermanitos se extendían por toda Managua, ellos pasaron la noche en el hogar de una familia bondadosa que les dio albergue cerca de La Subasta, adonde llegaron luego un bus que aparentemente cubre la ruta Managua-Tipitapa.


Selena de los Ángeles Salinas, la mayor de los tres hermanos, explicó a sus padres y a la Policía que cuando salieron al antiguo camino viejo que comunicaba Las Sierritas de Santo Domingo con Managua, abordaron un autobús que los llevó hasta el Mercado “Roberto Huembes”.


Luego los niños al verse perdidos en ese centro de compras abordaron equivocadamente un bus que los condujo hasta el sector de la Carretera Norte. Para pagar el pasaje del segundo bus que abordaron, los niños contaron con la ayuda generosa de otro señor que les regaló 50 córdobas al ver que andaba extraviados.