•  |
  •  |

Bernardo Isaías López López, de 13 años,  murió la noche del lunes,  cuando accidentalmente se disparó el rifle calibre 22 que llevaba en el hombro su tío Elvis Bendaña, de 24 años, al  regresar de cazar.


El hecho ocurrió  en la finca “Las Marías”,  ubicada a tres kilómetros y medio del kilómetro 21 de Carretera Sur,  a las 8:00 de la noche.


Para Teófilo López, la pérdida de su hijo mayor fue un lamentable accidente y ellos no denunciaron el hecho a las autoridades, pero Elvis Bendaña está detenido en la Tercera Delegación de Policía.


El joven explicó a los medios de comunicación de televisión que llevaba el rifle guindado de un brazo e iban a tomar café en la casa de una familiar,  cuando el arma se disparó, pensó que era un triquitraque la que había estallado, pero luego vio al pequeño tendido.


La vela se realizó en el barrio Solidaridad, anexo al barrio “Camilo Ortega”, y el sepelio será hoy en el cementerio del mismo nombre.