•   CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |

Tres niñas y un niño fueron manoseadas por su abuelo materno, de 63 años,  y por su padrastro,  de 39 años, originarios de la Villa 15 de Julio, denunció la progenitora de los abusados,  de 27 años.


En llanto, la humilde progenitora relató ante la Comisaría de la Mujer y la Niñez de Chinandega que mientras se ganaba honradamente con su trabajo el pan de cada día para sus hijos, su padre y su compañero de vida tocaban abusivamente a los menores.  


El subcomisionado Uriel Gutiérrez, portavoz de la Policía de Chinandega,  informó que recibieron denuncia de la madre de los niños,  quien aseguró que después de dos años, su hija de 12 años rompió el silencio y relató los abusos cometidos por el par de degenerados.


“Dos niñas dijeron a su mamá que el abuelo les daba de uno a cinco córdobas, y las introducía a un cuarto donde tocaba sus partes intimas. Una de las pequeñas también aseguró  que su padrastro se levantaba a altas horas de la noche de una hamaca y la manoseaba”, indicó el vocero.

Detenidos
La madre dijo que salía a las seis de la mañana y regresaba a las seis de la tarde todos los días,  para conseguir dinero para la manutención de sus tres pequeñas y su niño, a los que notó muy nerviosos, y habló en confianza con ellos, denunciando los abusos.


La comisionada Auxiliadora Varela, jefa de la Comisaría de la Mujer y la Niñez en el departamento de Chinandega, afirmó que los dos abusadores están detenidos y serán acusados.


Además, entrevistarán a una joven discapacitada, quien aparentemente fue abusada  por uno de estos aberrados,  en la Villa 15 de Julio.


Los menores reciben atención psicológica de parte de la Comisaría, que recomienda denunciar con prontitud este tipo de hechos para capturar a los responsables.