•  |
  •  |

Una vez más queda en evidencia que hay más tiempo que vida. Doña Antonia del Socorro Castro Dolmus, de 45 años, murió tres horas después de que las llantas traseras de la ruta 210 le pasaran por la pelvis.


El hecho trágico ocurrió el miércoles a las 5:45 de la tarde, en la parada de Metrocentro, cuando Castro Dolmus y un grupo de personas corrían a encontrar la unidad de  transporte colectivo, que aún no se estacionaba en la bahía.


“La señora (Castro Dolmus) intentó abordar la unidad de trasporte cuando ésta todavía estaba en movimiento, parece que se resbaló porque andaba en sandalias y cayó. El conductor no se dio cuenta de lo sucedido, hasta que la gente empezó a gritar para darle aviso”, dijo el comisionado Humberto Tórrez, Segundo Jefe del Distrito IV de Policía.


Según  el dictamen forense, la señora  Castro Dolmus falleció por quebradura de pelvis que le provocó hemorragia interna.


Evenor Molina Collado, de 50 años, es el conductor de la ruta 210, placa M 1177, que se dirigía a Ciudad Sandino, donde también vivía la víctima.


El busero permanece detenido en las celdas de la referida delegación policial a espera de que el Ministerio Público lo acuse en los Juzgados por homicidio imprudente.