•  |
  •  |

Al amparo de la Ley de Ejecución, Beneficios y Control de la Sanción Penal de Nicaragua (745),  que ordena a los jueces imponer la prisión preventiva a los acusados por abigeato, pero no a los imputados por homicidio, varios jóvenes que se vieron implicados en un crimen, fueron beneficiados con el arresto domiciliar y el pago de una fianza de 10 mil córdobas por cada uno.


Víctor Josué Artola Jarquín está señalado de ultimar de un  impacto de bala a Marcos Antonio González, de 25 años,  y de homicidio frustrado contra Moisés Martínez Alvarado, de 16, fueron enviados a su casa, al igual que a Jairo Oporta, quien enfrenta cargos por homicidio en calidad de cooperador necesario,  por ser quien manejaba la camioneta desde la cual se cometió el crimen.


Los otros favorecidos son Norlan Antonio Flores y Luis Noel López Menbreño, quienes enfrentan cargos por lesiones leves en perjuicio de Martínez

El crimen
La madrugada del 14 de febrero los cuatro acusados estaban en una comidería en la Colonia “Máximo Jerez”, desde donde vieron pasar a las víctimas, que según les habían dicho robaban cables del tendido eléctrico, por lo que las persiguieron en la camioneta Toyota blanca, placas 145526, refiere la acusación fiscal.


Artola disparó desde la camioneta en marcha,  impactándole una bala en la espalda a  González, quien murió; Oporta disparó al menor de edad,  pero falló, por lo que Flores y López  bajaron del vehículo para vapulearlo y llevarlo preso a la Estación Cinco de Policía, según la Fiscalía.


La audiencia inicial para los acusados quedó programada para el próximo 28 de febrero.