•  |
  •  |

Un impacto de bala en el rostro mantienen a  Reyding Orlando Oporta Salas, de 16 años, en la Unidad de Cuidados intensivos del Hospital Alemán Nicaragüense.
El joven recibió el balazo a mano de un adolescente que actuó en complicidad  con miembros de las pandillas  “Los Chupa Cabras” y “Los Sompoperos”.
A consecuencia del proyectil que le afectó órganos vitales Oporta permanece conectado a un ventilador en el Hospital Alemán Nicaragüense, confirmó su mamá Juana María Salas.
Los hechos sucedieron en el barrio Villa Reconciliación, el viernes 18 de febrero, cuando el joven regresaba de recibir clases de inglés en compañía de su mamá, quien interpuso la denuncia en el Distrito Seis de Policía.
Los disparos fueron hechos con un arma artesanal estilo escopeta, a manos presuntamente de un adolescente apodado “El Conejo”, quien actuó en complicidad con los hermanos Héctor y Alejandro Francisco Bermúdez, según  la denunciante.

Lo confundieron
“Nosotros no tenemos problema con nadie, mi hijo estudia inglés toda la semana y los sábados saca bachillerato acelerado en el Colegio Gabriela Mistral, no sé por qué me le hicieron esto”, dijo la preocupada madre
Estos dos sujetos están detenidos y serán procesados por los delitos de cooperador necesario de lesiones gravísimas y posesión ilegal de armas, informaron autoridades policiales.
Vecinos de Oporta manifestaron que no aguantan el acoso y la zozobra que a diario son sometidos por los grupos delincuenciales como los que balearon a Oporta sin tener motivos.
 “Al  parecer lo confundieron, porque minutos antes pasó un sujeto corriendo, el joven es una persona estudiosa y evangélico que con nadie se mete”, dijo Martha Cruz, quien ha recibido amenazas por denunciar a los pandilleros ante la Policía.