•  |
  •  |

En confusas circunstancias falleció Enrique Alexander Velásquez Matamoros, de 21 años, porque mientras la Policía alega que el joven forcejeó con el oficial que le estaba capturando, sus familiares dicen que el agente le disparó intencionalmente.


Los hechos ocurrieron la  tarde del 20 de febrero,  a pocas cuadras de la  casa de la víctima, en el barrio “Jorge Dimitrov”, a eso de las cinco y media de la tarde.
Los familiares de Velásquez Matamoros señalaron que los agentes del Distrito I de Policía dispararon a “quemarropa”, cuando el muchacho  estaba tomando licor en la acera de la casa de su tío.


“Llegó el policía y le dijo: “subí a la patrulla”,  “¿Por qué?,  si no he hecho nada”, respondió mi marido y luego (el policía)  le apuntó al pecho y lo mató”, relató Perla Elizabeth Jiménez, de 21 años,  con quien Velásquez Matamoros procreó un niño que tiene diez meses.


Testigos y familiares del fallecido señalan que al momento del incidente, las autoridades policiales buscaban a dos sujetos que minutos antes le habían robado una bicicleta a un niño de diez años, pero según ellos “se llevaron presos a moros y cristianos”.

Versión policial
Los agentes del orden mantienen la versión del robo de la bicicleta, pero aclaran que en el lugar del hecho hubo un forcejeo entre la víctima y un policía, quien luego fue “linchado” por los pobladores del barrio “Jorge Dimitrov”, que además dañaron una moto propiedad de la Policía.


“Se buscaba a dos elementos apodados “Los Piojos” y a uno denominado “Lady”, --que es el fallecido--, porque habían despojado a un menor de su bicicleta y cuando el papá del niño les reclamó,  éstos la emprendieron contra él”, dijo el comisionado mayor Yuri Valle, Jefe del Distrito I de Policía.


Valle explicó que como el sospechoso se resistió al arresto, un oficial forcejeó con él, momento en el que  Velásquez Matamoros aparentemente  disparó accidentalmente  el arma del oficial, “y por eso la víctima tiene un disparo en uno de los costados”.


Tras el incidente 28 personas fueron detenidas, las cuales pasarán al juez por  homicidio y obstrucción de funciones.


Dentro de los detenidos está Hanier Eduardo Velásquez Matamoros, de 32 años, hermano del fallecido, quien dijo a los medios televisivos que llegó a ver qué le había pasado a su hermano, cuando la Policía lo lesionó y se lo llevaron preso bañado en sangre.


Reyna Matamoros, de 59 años, exigió su libertad  “porque  ya me mataron a un hijo y quiero que  me liberen al otro, porque aunque sean la autoridad,  no significa que tienen licencia para matar”.


Matamoros señaló que su hijo Enrique Alexander era electricista, no delincuente, y que hoy iba a irse a trabajar a un proyecto habitacional en Honduras.

El ladrón

Otro homicidio ocurrió del Colegio Pureza de María,  en Villa Libertad, dos cuadras al sur, y una y media al este, en casa de un comisionado que labora en el Complejo “Ajax Delgado”.


No se logró conocer la identidad del alto oficial que disparó contra el ciudadano, cuyo nombre tampoco se supo,  porque la Dirección de Auxilio Judicial Nacional y el Distrito VII de Policía aún están investigando el caso.


Según los vecinos del lugar, el hecho se produjo a eso de las cinco de la mañana de ayer, cuando el hombre  fue encontrado dentro de la casa del comisionado,  quien accionó su arma de reglamento.


Los muros de  la vivienda del oficial están protegidos por serpentina, porque según los vecinos el actuar de los delincuentes en la zona es el pan de cada día.
 “A mí me robaron la moto entrando a mi casa y al parecer ni el comisionado se salvó de los ladrones”, agregó un vecino que prefirió omitir su nombre por seguridad.