•  |
  •  |

Su intención era reclamar por su pensión de vejez ante el Instituto Nicaragüense  de Seguridad Social, INSS, pero un infarto sorprendió a  Cástulo Reyes Rivera,  de 81 años, antes de que pudiera entrar a una delegación del Seguro Social ubicada dentro de las instalaciones de un centro comercial capitalino.


El sorpresivo deceso se registró a eso de las once de la mañana de ayer, cuando Reyes Rivera iba con su nieta,  Isabel Cristina Cárdenas,  de 21 años, a quien le otorgaría un  poder legal para que retirara su pensión de 850 córdobas, además, solicitaría un estado de cuenta, porque consideraba que su merecía una pensión más alta que la que le entregaban.


Según testigos, los vigilantes del centro comercial quisieron auxiliar al adulto mayor y llamaron a un médico, “pero el anciano se apoyó en la pared, luego cerró los ojos y se desvaneció”, dijo uno de los vendedores de una de las tiendas ubicadas casi frente adonde  ocurrió el incidente.

Quería una muerte “tranquila”

“Él decía que no era posible que su pensión fuera tan poquita, si trabajó toda su vida en diferentes empresas como vigilante y bodeguero,  y por eso solicitaría un estado de cuenta, porque sospechaba que la empresa para la cual trabajó más de seis años,  no enteró las deducciones que le hicieron”, manifestó su nuera,  María de los Santos Rivera Mayorga.


Además, explicó que desde hacía tiempo Reyes Rivera se sentía cansado y se le  dificultaba  caminar. “A las pocas cuadras ya estaba cansado y se desmayaba”, comentó.


“Yo quiero morir tranquilo, dormido, sin molestar a nadie, voy a preguntar  (al Seguro) si es posible que algún familiar retire el dinero,  porque ya no puedo salir”, fue el último deseo expresado ayer por Reyes Rivera antes de salir a realizar sus gestiones.


Los familiares del adulto mayor  aprovecharon la entrevista que brindaron a END para avisar  a los hijos de don Cástulo Reyes,  y a Ana Cristina Reyes Cordonero,  que su padre fue velado en Sabana Grande, del Instituto Isaías Silipí, 150 varas al sur,  y será enterrado hoy, en el cementerio San José, de esta misma localidad.