•  |
  •  |

Los delincuentes que operan amparados por la oscuridad de la noche, sumaron una escopeta  a su  armamento,  porque despojaron de su arma  al  vigilante Óscar Danilo Juárez Martínez, de 44 años, quien perdió la vida al intentar impedir el robo en la gasolinera ubicada en la Cooperativa de taxis 2 de Agosto, donde laboraba.

El hecho se registró a las cuatro de la mañana de ayer, tres horas antes de que Juárez Martínez terminara  su turno de vigilancia.
Las autoridades policiales del Distrito VII aún no tienen a nadie detenido por este crimen, pero señalaron  que poseen los nombres de algunos sospechosos que operan en la zona.

“Aparentemente se bajaron dos sujetos de un vehículo Nissan blanco, sin placa, y le dispararon,  estamos haciendo investigaciones de inteligencia y es posible que encontremos a los responsables (del crimen)  en las próximas horas”, dijo el comisionado Martín Solórzano, jefe de la estación policial.

Los encargados de la cooperativa guardaron silencio, pero señalaron a través de su secretaria que todo se ventilaría por medio de la empresa El Goliat, para la cual laboraba la víctima.

Testigos del hecho manifestaron que “un carro estuvo estacionado en el costado suroeste de la gasolinera, (los trabajadores) lo tenían como sospechoso, de repente salieron del mismo dos tipos y se fueron  en dirección al bombero, cuando la víctima los interceptó para evitar el robo,  se escucharon varias detonaciones”, dijo el testigo, quien prefirió el anonimato por seguridad, ya que habita cerca de donde ocurrió el homicidio.

En este hecho sangriento resultó herido de bala un transportista que estaba saliendo del servicio higiénico de la gasolinera y creyendo que se trataba de una simple discusión, intervino diciendo: “deja tranquilo al hombre, no ves que ya lo j…., momento en el que  los tipos también “le dejaron ir” varias balas, y una de ella le entró en el glúteo izquierdo”, señaló el mismo testigo.

Sin seguro de vida
Juárez Martínez tenía mes y medio de haber ingresado a trabajar como vigilante en la empresa El Goliat,  donde devengaba un salario de dos mil 600 córdobas mensuales, “además no tenía seguro de vida, ni le entregaban colilla de pago ni del Seguro Social, pero como no hay trabajo se aguantaba por la necesidad de traer dinero para su familia”, dijo Edgar Antonio Sarria, hijo de crianza de Óscar Danilo Juárez.

A pesar que la gasolinera queda a cuatro cuadras de la vivienda de la víctima, los familiares se enteraron de la tragedia a través  de un noticiero radial matutino y cuando llegaron al hospital Alemán Nicaragüense, les confirmaron la triste noticia.

Juárez Martínez será velado en el barrio 19 de Febrero, donde vivió por años con Aura Lila Padilla, con quien se casó el año pasado, aunque no procrearon, sí criaron a los hijos de cada uno. Será enterrado en el cementerio del Milagro de Dios hoy por la mañana.

Con este nuevo crimen, ya suman seis los vigilantes ultimados  este año, incluyendo un nicaragüense  que trabajaba en Costa Rica.