•  |
  •  |

“Ya investigaste bien si esa muchacha no tiene familia, si está soltera, fíjate bien”, fue el consejo que le dio doña Mercedes Moreira, de 64 años, hace pocos días a su hijo José Bernabé Narváez Moreira, de 34, quien falleció a manos del ex marido de su nueva novia.


Narváez Moreira, quien trabajaba como vigilante, fue ultimado el miércoles a las nueve de la noche,  en la Villa Pedro Joaquín Chamorro, de un impacto de bala cerca de la axila izquierda, cuando regresaba de traer a su novia,  Deysi de los Ángeles Hernández Espinoza, de 28 años, quien trabaja como dependienta en un centro comercial.

 

“Los vecinos me dijeron que se apareció un hombre en una motocicleta, y sin decir una palabra sacó un arma de fuego, le disparó a la muchacha (Hernández Espinoza) y a mi hijo, luego huyó. Estoy clara que no fue un robo, porque la muchacha confirmó que fue su ex compañero”, manifestó Mercedes Moreira.
Hernández Espinoza recibió dos impactos de bala cerca de la columna, lo que la mantiene en el Hospital Alemán Nicaragüense.

Lo anduvo buscando

El sospechoso del homicidio fue identificado como Jimmy Ezequiel Moraga Áreas, quien habita en el Reparto René Schick, y ahora es buscado por  las autoridades del Distrito IV de Policía.


La familia doliente denunció que antes del homicidio, por la tarde, Moraga Áreas anduvo preguntando en el barrio dónde vivía Narváez Moreira.


“Hasta que suceden las cosas, me doy cuenta que el tipo ese (Moraga Áreas) anduvo preguntando cuál era la casa de mi hijo, ya tenía planeado acabar con su vida, por eso pido a la Policía que lo capturen para que pague por su crimen”, dijo entre lágrimas la progenitora.


“Yo le pido a los jóvenes que hablen claro con sus parejas, porque la comunicación es lo fundamental en un relación, y que no escondan nada para evitar tragedias como ésta”, aconsejó la adolorida madre.