•  |
  •  |

El crimen del socorrista voluntario de la Cruz Roja, filial Tipitapa, Nelson Antonio Guevara Navarrete, de 19 años, aún no tiene explicación para sus familiares.
Según los familiares de la víctima, nadie sabe qué motivo tuvo Cheldron Uriel

Rodríguez Flores, de 22 años, para accionar un arma en contra de él.
Guevara falleció de un impacto de bala en la cabeza, el sábado, a las 10 y 30 minutos de la noche, cuando se encontraba con unos amigos cerca de la Pulpería Marenco, en el barrio San Rafael de Tipitapa.

“No sé cuál era el problema que pudo tener mi sobrino con ese muchacho (Rodríguez Flores), si él era una persona que no se metía con nadie. Este año se iba a bachillerar para estudiar Informática, que tanto le gustaba, no sabemos qué pasó”,  se lamentó su tía,  Martha Navarrete.

La víctima también era miembro de un equipo de fútbol del barrio San Rafael, y su repentina y violenta muerte tiene consternados a sus amigos.

Dos detenidos
Las autoridades policiales en Tipitapa tienen detenidos a dos sospechosos del crimen: un adolescente y Rodríguez Flores, quien señaló que él estaba dentro de su casa, cuando escuchó una discusión en la calle y  luego la detonación.

“Yo nada tengo que ver con la muerte que dicen los oficiales, si yo estaba en mi casa, ahora dicen que fui yo”, dijo Rodríguez.
Pero familiares de la víctima aseguran que Rodríguez pasó amenazando de muerte al joven en horas de la mañana el mismo día del hecho.

“Yo pido justicia porque mi hijo no era vago, estudiaba, y hasta una computadora le acabábamos de comprar porque él decía que iba a estudiar Informática”, dijo Nelson Guerrero, quien se resiste a creer que su único hijo haya fallecido de forma violenta.