•  |
  •  |

Por segunda vez en nueve días fue encontrado el cadáver de un hombre en la zona rural de San Rafael del Sur.

El subcomisionado Alejandro Picón, segundo jefe de la Policía en ese municipio, confirmó el hallazgo de un cadáver la mañana del domingo en los potreros de una finca de 300 manzanas en la comarca El Bongo.

El cadáver tenía indicios de haber sido devorado por las aves de rapiña, estaba semidesnudo y momificado por los cambios climáticos que se producen entre el día y la noche, indicó el jefe policial.


 Reconocen al primero
Con horas de diferencia al hallazgo del cuerpo del desconocido, María del Pilar Rosales Gutiérrez, de 40 años, reconocía algunas pertenencias de su tío, Rufino Espinoza Serrato, de 75 años.

El septuagenario fue encontrado sin vida en unos matorrales en las afueras de ese municipio el pasado 4 de marzo.

La Policía logró dar con los familiares del anciano por un número telefónico encontrado en un Nuevo Testamento que llevaba en una mochila.

“A él no le gustaba quedarse en ningún lado, dormía donde le agarraba la noche, ya teníamos como seis meses de no verlo, y presentíamos que un día lo íbamos a encontrar así, muerto en cualquier parte”, dijo su sobrina,

El relato de Rosales coincide con los objetos ocupados el día del hallazgo, como una sonda, la que supuestamente utilizaba Espinoza Serrato porque estaba enfermo de las vías urinarias, pero siempre se negó a tratarse clínicamente.

En ambos casos están pendientes los resultados de las autopsias para determinar la causa exacta de los decesos.