•  |
  •  |
  • END

El comandante Iván Tijerino, de la Dirección General de Bomberos, manifestó que un cortocircuito produjo el siniestro que dejó pérdidas por más de 15 millones de córdobas a Shannon O’Reilly, dueño del negocio siniestrado el jueves de la semana pasada.

Según el comandante Tijerino, el transformador “se pegó” y posteriormente se dio el cortocircuito en la única lámpara que estaba en la entrada de la bodega del negocio, ubicado frente al Palí de Rubenia.

El siniestro, el de mayor magnitud en lo que va de este año, provocó enormes lenguas de fuego, y los efectos del humo tóxico se hicieron sentir a más de una cuadra a la redonda.

Los esfuerzos de los bomberos parecían pocos debido a la proporción del siniestro, que amenazaba con destruir todo lo que estaba a su paso.

Fue necesaria la ayuda de la Policía de la Quinta Delegación para que resguardara los bienes de los vecinos, muchos de los cuales sacaron sus enseres a la calle para salvarlos de las llamas.

También se movilizaron pipas de la Alcaldía de Managua y de la Cruz Roja Nicaragüense, porque las de la Dirección General de Bomberos y las de Asociación de Bomberos Voluntarios no daban abasto.

Alrededor de 40 trabajadores fueron los afectados directamente por las pérdidas millonarias, además del propietario, que no estaba asegurado. Tres casas aledañas al sitio del siniestro resultaron con daños parciales, aunque toda la cuadra se queja del humo tóxico que sigue saliendo de las llantas quemadas.