•   Corresponsal Costa Rica  |
  •  |
  •  |

Los nicaragüenses Anastasia Lara y Javier Gaitán fueron capturados por la Policía costarricense ubicada cerca de la frontera con Panamá, cuando trasladaban a coterráneos en condición de ilegalidad, y llevaban productos que evadieron controles aduaneros.

A los dos, las autoridades los acusarán de tráfico ilícito de personas, conocido como “coyotaje”, lo cual es penado con cárcel por la legislación costarricense, y evasión fiscal por el traslado ilegal de mercancías.

Diez de 27 nicaragüenses que los “coyotes” transportaban en un autobús, fueron detenidos en Sixaola, frontera con Panamá, para luego ser deportados por los ticos usando la frontera de Peñas Blancas.

Los diez nicaragüenses presentaron la cédula de Nicaragua a la Policía fronteriza de Costa Rica, por lo tanto, fueron remitidos a una celda en Sixaola y luego deportados, pero antes la Embajada de Nicaragua les suministró pasaporte provisional para que regresaran identificados a su país.

Los otros 17 nicaragüenses estaban con sus documentos al día, por lo tanto no fueron detenidos.

El nicaragüense Rigoberto Castro indicó que estaban trabajando en Panamá, y como la visa se les iba a vencer, contactaron a Lara y a Gaitán, quienes ofrecen servicio de excursiones, para que los regresara a Managua.

Al pasar por el puesto de control de la Policía costarricense, los dos “coyotes” les indicaron que ocultaran sus pasaportes y presentaran únicamente la cédula de Nicaragua, por lo cual fueron detenidos.

Inicialmente, las autoridades ticas iba a devolver a los diez coterráneos vía el pequeño puerto de Los Chiles, pero ante la queja de los nicaragüenses y gestiones de la Embajada de Nicaragua en San José, fueron deportados por Peñas Blancas.