•  |
  •  |

La Policía recuperó a Kimberly Rihanna Grillo Rugama, de 7 meses, y determinó que su madre, Wendy Rugama Centeno, de 19 años, inventó la historia del supuesto secuestro de la bebé.

Aparentemente Rugama Centeno quería volver con su ex marido, Christopher Grillo Reyes, de 18 años, y por eso se alió con otras personas para ir a dejar a la pequeña a otra casa, en el barrio “Omar Torrijos”, donde la Policía la halló.

El comisionado Martín Solórzano, jefe de la subdelegación 7 de la Policía, dijo que Rugama Centeno será procesada por simulación de delito, que es un ilícito menor.

Antes de que se descubriera la farsa, la madre de la pequeña dijo que Grillo Rugama dormía en una hamaca,  cuando  dejó entrar a su vivienda, ubicada en Villa Alemania, a los abatizadores, quienes después de golpearla la dejaron atada.

“Estuve como una hora inconciente, logré soltarme y me fijé que no estaba mi niña, es cuando busqué ayuda”, denunció Rugama Centeno.

La historia de la madre parecía tener sentido, porque varios vecinos comentaron que desde hace tres días una camioneta blanca con franja amarilla llegó al barrio y estuvo en tres viviendas donde hay bebés.

“Andaban en una camioneta con un aparato de esos que expele humo para los zancudos, vestían como funcionarios del Minsa y tenían un bolso donde llevaban el abate...Nosotros el jueves fuimos al Centro de Salud y no nos avisaron que iban a abatizar, estamos desesperados por mi sobrinita”, dijo Delia Chavarría.

Mentiras tras mentiras
Sin saber que todo era un invento, muchos de los vecinos y familiares de la niña “desaparecida” hicieron un rastreo por los barrios Milagro de Dios, Villa Flor y  Villa Venezuela en busca de la camioneta del Minsa, pero no la encontraron.

Siguiendo con la trama, la mamá de la niña describió cómo andaba vestida la pequeña: con un vestido y calcetines rosados y  sandalias negras.

Además inventó que los secuestradores se llevaron  de la casa una computadora portátil y un celular.