•  |
  •  |
  • END

JALAPA, NUEVA SEGOVIA

Tres muertos a causa de accidentes de tránsito registró este municipio en el último fin de semana, según el reporte brindado por el subcomisionado Oswaldo Olivas, jefe policial en el territorio.

El primero de los percances mortales ocurrió a las 10 de la noche del sábado último, en la comarca El Limón, donde la camioneta cerrada, Toyota Four Runner, verde y sin placas, conducida por Henry Augusto Ortez, de 20 años, tras pegar sobre el bordillo de una cuneta se volcó de manera brusca.

En este hecho de manera instantánea falleció Ronald José Ortez Beltrán, de 32 años. El impacto en su cabeza fue tan contundente que el cráneo se le fracturó.

Kenner Ferrufino, uno de los siete jóvenes que iban en el fatídico vehículo, resultó lesionado y fue remitido al Hospital “Alfonso Moncada Guillén”, de Ocotal.


Estruendo nocturno
En tanto, a eso de las nueve de la noche del domingo último, vecinos de la comarca San José escucharon un estruendo en la carretera adoquinada que comunica Jalapa con Ocotal.

Al verificar lo ocurrido encontraron, ya hecho cadáveres, junto a la motocicleta roja, Kitomi, a Reynaldo José Juárez Medina, de 24 años, y de Godofredo Velásquez Pozo, de 27, este último nacional de Honduras.

Agentes policiales se personaron al lugar, bajo una persistente llovizna y frío, acompañados del médico forense del centro de salud local. Una vez que documentaron lo visto en la espantosa escena, se vieron obligados a subir sin ninguna protección en las manos los cadáveres ensangrentados a la tina de la camioneta, para tenerlos en la estación policial, porque desconocían dónde estaban sus familiares.

Según Wilmer Montenegro, investigador policial, los parientes de los difuntos fueron avisados gracias a que en la vestimenta del cuerpo de Ronaldo José se halló un papelito con un número celular que contestó Florencio Martínez desde la comarca La Estancia, quien dijo era amigo del joven finado. Martínez avisó a la familia, que es residente del barrio El Líbano. En tanto el hondureño vivía en con su cónyuge y dos hijos en La Estrella, “paso ciego” entre Nicaragua y Honduras.

En ambos accidentes mortales, indica la Policía, intervino la ingesta de bebidas alcohólicas, y en el caso de la moto, los ocupantes ni siquiera llevaban casco, algo que es común entre los motociclistas de este municipio.

Debido a la alta accidentalidad registrada en los últimos días y a las puertas de la época veraniega, la Policía local dará prioridad al patrullaje de la vía pavimentada que cruza unos 40 kilómetros por el valle del municipio. ¡Padres de familia, por favor, no le permitan a sus pequeños hijos conducir motos!, suplicó el subcomisionado Olivas.