•   AL DÍA / CR  |
  •  |
  •  |

Un tico y dos nicaragüenses, los tres vecinos del mismo precario --Los Ángeles, en Loma Linda de Desamparados-- permanecían el viernes en la noche detenidos como sospechosos del homicidio de John Mauricio Castro Hidalgo, el ciclista de 24 años, asesinado el 30 de enero para robarle una bicicleta Cannondale Jekyll.

Los sujetos, de apellidos Barrantes, Mora y Membreño, de 25 años el primero y los otros dos de 27, están plenamente identificados de acuerdo con un reconocimiento oficial, confirmó ayer el subdirector del OIJ, Francisco Segura.

Un hombre que presenció el atraco, y a quien le desgarró el estado de abandono en que quedó el ciclista, se convirtió en la pieza central para que la Policía acabara de amarrar el caso.

Asimismo, fue fundamental el hallazgo de dos de las tres bicicletas que robaron ese día, una de ellas la del fallecido, las que fueron abandonadas y quemadas dentro de un terreno quebrado situado a unos 200 metros.

La investigación estuvo coordinada por la fiscalía de La Unión, trascendió ayer.

El asalto y homicidio al ciclista ocurrió a unos dos kilómetros del precario donde viven los tres sospechosos.

Barrantes y Mora tienen antecedentes por acciones similares, expresó Segura, quien aclaró que ninguno de los dos fue capturado en su casa para evitar algún enfrentamiento o secuelas violentas con las autoridades.

Ambos fueron detenidos cuando caminaban por las cercanías del motel La Fuente, en San Francisco de Dos Ríos.

Al parecer, se dirigían hasta una construcción donde se habían empleado como peones.

Membreño, con un oficio similar, fue detenido en un hotel en construcción en Herradura, adonde huyó tras el hecho.

Ninguno de los tres portaba armas y tampoco hubo resistencia al arresto, aclaró el subdirector del OIJ.

Evidencias
Los oficiales del OIJ de La Unión allanaron ayer las casas de los tres sujetos en búsqueda de evidencia que pueda ayudar a terminar de reunir la prueba necesaria para este caso.

Especialmente, andan buscando el arma homicida para practicarle algunas pruebas de balística, dado que en el sitio las autoridades decomisaron algunos casquillos y proyectiles.

Además, buscan la tercera bicicleta robada, la cual es marca Trek.

Aparentemente, fue durante el transcurso de la última semana y gracias a las investigaciones realizadas, cuando las autoridades localizaron los centros de trabajo de los sospechosos.

La familia de la víctima, quien trabajaba como ingeniero para la empresa Durman, donó sus órganos, en acatamiento a una voluntad que él había expresado.

Fue así como un joven que necesitaba de un trasplante de corazón recibió el de John Mauricio.

Encuentro circunstancial
John Mauricio Castro Hidalgo, el ingeniero de 25 años, asesinado en Loma Linda de Desamparados cuando practicaba ciclismo de montaña con unos amigos, fue víctima de un asalto surgido de manera circunstancial, según lo señaló a la prensa Francisco Segura, Subdirector del OIJ.

Segura dijo que los deportistas volvían de Coris de Cartago y se toparon con un precario.

El subdirector añadió que, aparentemente, quien le disparó a John Mauricio a la cabeza creyó que este se le abalanzaba, pero la realidad es que el ciclista, debido a que venía a mucha velocidad, no podía frenar en el acto.