•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

Los celos motivaron a un hombre de la comarca de Santo Domingo del municipio de Potosí, a ultimar de tres disparos a su cónyuge y posteriormente a quitarse la vida con la misma arma, sin tomar en consideración que con su acción sangrienta dejaría en la orfandad a sus hijos de diez y cinco años.

El suceso ocurrió entre las tres y cuatro de la tarde de ayer dentro de la humilde casa de habitación de la pareja. El caso fue tipificado por la policía como un parricidio seguido de suicidio, siendo las victimas Carlos Francisco Alcocer Altamirano de 34 años y Estela  Clarisa Peña Altamirano, quienes además de  tener un vinculo conyugal también los unía un lazo familiar cercano.

La policía de Rivas, confirmó que el móvil del crimen fue pasional, mientras una fuente señaló “que Carlos Francisco era celoso y que en la calle le habían comunicado que su mujer le era infiel”, por lo que se molestó tanto que decidió tomar la fatal decisión.