•   JINOTEGA  |
  •  |
  •  |

Después de una discusión al calor de los tragos, Marlon Ariel Dávila Quiñónez,  de 27 años, perdió la vida de varios golpes en la cabeza y de una puñalada en la tetilla izquierda.

Sus verdugos fueron sus compañeros de tragos,  identificados como Jordin Quintero Gómez y Álvaro, cuyos apellidos se desconocen.

El crimen ocurrió a las 4: 30 de la tarde, el domingo 27 de marzo,  en la comarca de la Microrregión de San Juan, de la Iglesia Católica, 300 metros al oeste, en plena vía pública, municipio de San José de Bocay, departamento de Jinotega.

“Ellos eran buenos amigos. Siempre se tomaban sus tragos juntos y no habían tenido ningún problema”, comentó Fátima Elizabeth Quiñónez Rocha, de 30 años,  hermana del difunto.

Según la Policía Nacional de Jinotega,  primero tomaron guaro, luego discutieron, riñeron, la víctima optó por correrse, pero sus “amigos” lo persiguieron, lo alcanzaron, uno le dio una  pedrada en la frente, lo que provocó cayese al suelo, y ahí le propinaron la estocada en la tetilla izquierda.

Según el dictamen,  la herida fue de dos centímetros de largo por 14 de profundidad.

Agentes de la Policía Nacional se encuentran  buscando a los hechores, quienes huyeron.