•   POTOSÍ  |
  •  |
  •  |

Los celos llevaron a un hombre de la comarca de Santo Domingo, en  el municipio  de  Potosí,  a  ultimar de tres impactos de bala a su cónyuge, para luego quitarse la vida con  la misma arma, sin tomar en consideración que con su acción sangrienta dejaría en la orfandad a sus hijos de diez y cinco años.

El lamentable suceso ocurrió  entre las tres y cuatro de la tarde del domingo, dentro de la humilde casa de habitación de la pareja.

El caso fue tipificado por la Policía como parricidio seguido de suicidio, siendo las víctimas  Carlos Francisco Alcocer  Altamirano,  de 34 años,  y Estela  Clarisa  Peña Altamirano, quienes además de  tener un vínculo conyugal,  también eran familiares lejanos.

En sus casi once años  de unión, la pareja había procreado dos niños, de diez y cinco años,  quienes a la hora de la tragedia se encontraban en la casa de su abuelita materna.

La Policía de Rivas confirmó que el móvil del crimen fue pasional, dado que una fuente señaló que Carlos Francisco era celoso y en la calle le habían comunicado que su mujer le era infiel, por lo que se molestó y tomó la fatal decisión.

Funestas señales
Carlos Francisco asesinó a su mujer  en la humilde sala de su hogar, donde la dama quedó tendida con dos heridas de bala de revólver  en el pecho,  y otra en la espalda.

Cerca de la puerta de la entrada de la casa, el hombre  se realizó un disparo en el pecho y otro en la cabeza.

En la hasta ayer desapercibida comunidad, nadie se había percatado de la tragedia  y fue hasta  que  Jorge Cantillano llegó, antes de las seis de la tarde,  a buscar  a Carlos Francisco, que se descubrió todo. Tocó a la puerta, nadie le abrió,  optó  por abrir y encontró la desgarradora escena.

Según Germán Alcocer  a su hermano lo vio por última vez a las 2: 30 de la tarde del domingo,  cuando se encontraron en la casa de su mamá,  de nombre Gladis  Alcocer.

Don Germán sospecha  que Carlos Francisco ya tenía planificado  cometer la violenta acción, porque lo  notó raro, además envió a  los dos niños toda la tarde a la casa de su abuela materna.